22 julio 2016

Diccionario enciclopédico de la vieja escuela

Diccionario enciclopédico de la vieja escuela de Javier Pérez Andújar, el nuevo libro de este autor del que vamos leyendo lo que va sacando, en este caso un recopilatorio de textos que habían ido apareciendo en diarios y webs, en los que el sentir general puede que sea la nostalgia a la que ya apunta el titulo. Ordenado alfabéticamente para obviar la variedad de temáticas o la fecha de producción de las mismas, es un libro lleno de artículos sociales, culturales, con muchas menciones a las películas clásicas de antaño, en blanco y negro, a los tebeos de Bruguera y la vida de barrio obrero. Todas cosas que parece han ido desapareciendo y que Javier toca con nostalgia, reivindicando una memoria que no se debe perder, pues perder esa memoria es perder parte de lo que somos. Reivindica con razón la cultura popular, la de barrio, la de los obreros, la de la conciencia social. Y la pone a la par de la otra cultura, la que se llamaba alta por mantenerla exclusiva. Mostrando que es o debería ser tan accesible y disfrutable por todos como la otra, que son inseparables. En fin, que como una voz de esa Barcelona y alrededores que a veces no tiene voz, pero que es más real de lo que muchos quisieran. Y sobretodo porque toca unos temas que me son afines, con una prosa preciosa de lo precisa que es, yo voy a seguir leyendo lo que vaya sacando. Que no me ha defraudado todavía.

19 julio 2016

Entrecomics se va

Allá por el 2006, hace ya tiempo, estaba yo por otras tierras, más activo en este blog, porque eran tiempos de blogs. Y de comments, y allí apareció un comentario hola, mira esta web. Una especíe de spam simpático, personalizado, y fuimos y la miramos. Y casi desde el principio nos hicimos fijos de Entrecomics, otra página sobre tebeos. Pero que tenía buena pinta. Muy buena pinta. Con el tiempo se convirtió en la página de referencia, sobretodo si estabas por la novela gráfica, el cómic de vanguardia y los fanzines hechos aquí, dando apoyo a toda editorial grande y pequeña, y anunciando todo evento. Y poco a poco fueron desapareciendo otras webs, y solo nos quedaba Entrecomics como referencia. Y aparecieron las redes sociales, los tuiters, y el contacto con esa gente de bien se hizo más próximo.

Y de repente, algo que se veía venir. Cierra Entrecomics.

Y nos quedamos huérfanos.

Nos quedamos sin la web de referencia de novela gráfica y producto patrio de aquí. Quedan webs especializadas como Zona Negativa, Ramen para dos, Es la hora de las tortas, 13 millones de naves ... Pero Entrecomics era la referencia, estaba ahí siempre. Cierto que cada vez se hacía más duro para las personas que llevaban el peso, Alberto García y Gerardo Vilches destacando entre ellos. Pero dejan un hueco muy grande en las webs de tebeos.

Muy grande.

Y es que hace tiempo que hace falta una web de referencia sobre Novela Gráfica y tebeos que tenga una base profesional. Ahora que el cómic tiene más presencia en los medios, está más presente en diarios, revistas, webs de tendencias. Pero toda esa info esta dispersa, es necesario un agregador que permita una aproximación fácil. Una web de referencia profesional, que recoja esas reseñas, noticias y eventos. En Alemania existe algo así en GraphicNovel.de, que está financiada por las editoriales alemanas. O páginas profesionales como la italiana http://www.fumettologica.it/. Por poner dos ejemplos de paises con una cultura y un mercado comparable al español, y no entrar en ejemplos de sitios con una industria potente como USA o Francia.

Hace falta esa web aquí. Espero no tarde mucho en existir. Hay que convencer a las editoriales, pequeñas y grandes que necesitan ese escaparate, ese centro de operaciones. Y que no es difícil y es más que viable y necesario, con al contribución de todas en función de su volumen de publicación sería más que sostenible para tenerla profesionalizada.

Es necesario una web de reseñas y criticas. Quizás es el momento de que la Asociación de Críticos y Divulgadores de Cómic de España pongan en marcha una web para hacer una labor centralizada de esa divulgación y promoción tan necesaria en este mercado que no llega a industria.

Hace falta Entrecomics. Hace falta su relevo.

Esperemos no tarde en surgir.

Y para lo que haga falta me ofrezco para colaborar en lo que se pueda. Alguien necesita un tertuliano de tebeos?

28 junio 2016

Sónar 2016


Como pasan los años, más de veinte ya que pase un rato por el Sónar. Y este año hemos vuelto a pasar un rato, en esta ocasión la jornada diurna del sábado. Ahora en la Fira de Montjuic, cambio de espacio respecto al CCCB que le resta un poco de encanto y le suma metros a recorrer entre escenarios. Y muchos más metros de césped artificial. Por otro lado todo parece que sigue más o menos como siempre, mucho güira, mucha gente que se lo toma a rave a las cuatro de la tarde y un público que parece ha ido envejeciendo junto al festival, 20 años y no nos sentimos mucho más viejos que el resto del público. En parte los precios del festival hacen que sea más accesibles para guiéis y para personas que ya pueden permitirse la entrada. Y aún así parece que falta un relevo generacional en el público. No sé donde está o si la hay la nueva escena underground o independiente de los jóvenes. Y me parece que la innovación rupturista no está en ningún aspecto musical, que parece más estancada, la cultura rupturista de la juventud creo se mueve en otros parámetros audiovisuales, más videojuegos, más youtubers. Una sensación. Pero en el sonar por debajo de los 30 una minoría muy minoría. Y es que la electrónica ya no es una música de innovación, es más ya un sonido más que establecido, con muchos años ya, y con pequeñas variaciones en las novedades. Y eso se notó en los grupos que pudimos ver el sábado, grupos como siempre poco conocidos, signo de identidad del Sónar, que se vende como etiqueta sin necesidad de cártel sonado diurno, la gente va a escuchar cosas nuevas, y sabe que el festival no defrauda. Aunque este año poco experimento y poca sorpresa, pero no sé si por que no hay mucha novedad o porque el Sónar ha sido bastante más conservador que antaño. De todas formas cártel variado, y mucho ritmo para poder bailar y pasar una tarde del sábado de lo más entretenidos, con sus cervezas y sus bailes locos.


Tras el paseo por la feria del Sonar +D y las instalaciones siempre interesantes empezamos con la música de Astrolith, ritmos alienígenas desde los Estados Unidos. 


Pasamos un rato con la sesión del inglés Ison.


Para pasar al jazz rítmico de los canadienses Badbadnotgood.


Intentamos ver si el sueco Yung Lean tenía el pelo verde o no, pero estaba todo muy oscuro y su hip hop con voz de vocoder aflautado no ayudo a que nos quedaremos a investigar mucho. Y esté si que podría ser un ejemplo de movida juvenil al menos en Suecia. Vete a saber.


Esta debía ser la sesión housera de la sueca Toxe, pero no nos cuadra con la foto.


Pero enseguida empezó la francesa Lafawndah, que canta una especie de canciones étnicas en francés con unas bases rítmicas contundentes.


Otra curiosidad desde Sudáfrica los ritmos y bailes de Nozinja, muy curioso y plumifero. Otra forma de entender la fiesta.


Fuimos a ver a los americanos Onethrix Point Never que al principio parecían muy contundentes, pero luego se pusieron melancólicos y planeadores con voces de metal con vocoder y nos cansamos. Así que emigramos para ver el final del noruego Drippin una sesión más bailable.


Les siguieron los franceses Club Cheval con su french touch de beats cristalinos ya nos pusimos a bailar como locos.


Y acabamos con los ritmos house teutones, en parte improvisados, de Magic Mountain High, que también nos gustaron bastante.

Y con esto ya hicimos un sábado bastante bailado. Ya no teníamos muchas fuerzas y decidimos recoger velas, y recoger los euros del coñazo del cashless. Y para casa, habiendo disfrutado con los colegas como siempre, y sabiendo que muchos de estos grupos no volveremos a verlos en nuestra vida. Así es y ha sido el Sónar.

17 junio 2016

Un corazón atribulado

Un corazón atribulado de George R.R. Martin, el tercer volumen de su autobiografía literaria donde a base de una selección de relatos desgrana lo que ha sido su carrera literaria. Ha estado esperando bastante tiempo en la pila, sobretodo teniendo en cuenta el tiempo que hace que leímos el anterior. En esta ocasión los relatos más inclasificables, en los que la mezcla de géneros es la clave, y quizás lo fantástico no sea más que una excusa para presentar lo que siempre hace la literatura, os conflictos de las personas, o los corazones atribulados a los que hace referencia el título. Empieza con algún relato del universo superheroico de Wild Cards, que bueno. También hay un relato basado en el universo de canción de Hielo y Fuego, y con eso parece que se cierra el ciclo. A veces le falta algo de humor y hace una escritura demasiado intensita para mi gusto, en Canción de hielo y fuego se le perdona porque mete más caña y porque ya te ha enganchado con al estructura de culebrón, pero en distancias más cortas le pesa más. Ahora a seguir esperando la próxima dosis del culebrón,

22 mayo 2016

Gutterfest 4















El sábado por la mañana nos fuimos con toda la familia a pasear por el Gutter fest, 4a edición ya de este festival alternativo surgido como necesidad ante una escena que no encontraba espacios propios en otros salones. La sesión matinal siempre tiene un ambiente relajado, más familiar, y en el Gutter siempre se han cerrado ciertos detalles, como preparar un taller infantil, este año a cargo de Los Bravú para entretener a los más peques, o el detalle de presentar su propia cerveza, automedicada y elaborada a propósito para el evento, y mucho mejor que la San Miguel de lata. Este año ha habido cambio de escenario, a la nave Bostik, con lo que acercarse todavía se nos hace más fácil, y que bien sacar del centro ciertos eventos culturales. Y con el cambio parece que hayan ganado espacio y comodidad para las paradas, parecía que había más gente vendiendo sus grapas, fanzines, cintas, serigrafías, y lo que fuere menester. Como siempre lo mejor es reunirse con los amigos entorno a los tebeos, pasar un buen rato, y ver a tu tresañero convertido en un grafito con la Cani e Porci crew. Y el tiempo acompañó, así que una mañana muy agradable. Y pillamos alguna cosilla, no muchas, que entre que hay cosas que no entendemos, y que los presupuestos, espacios, y tiempo son limitados, con todo no se puede. Pero genial que existan estos eventos que dan vidilla.

12 mayo 2016

El guión de cómic

El guión de cómic a cargo de Gerardo Vilches. Muy ameno, un libro de entrevistas centradas en como se realizan los guiones de tebeos y, como no hay una forma mágica y única, que mejor que hacerlo mediante preguntas a cinco autores que tengan un origen más o menos diferente, como Enrique Sánchez Abulí, Antonio Altarriba, Juan Díaz Canales, Santiago García y David Muñoz. Aunque quizás estemos en que todos comparten el mercado español y francés como marco de referencia y generacionalmente están entre el álbum francés y la novela gráfica, la aproximación de cada uno es sutilmente diferente y de todas las entrevistas se sacan cosas interesantes. Con lo que el libro es realmente ameno para cualquier aficionado, no hace falta tener un interés específico en ser guionista o en los aspectos más formales de su creación, entretiene simplemente por saber más de los entresijos de las obras de estos autores. Hay que reconcer que Gerardo ha sabido hacer muy bien las entrevistas escogiendo el argumento y el enfoque para hacerlo interesante y no excesivamente técnico. Además lo acompaña de una breve introducción a la evolución de la figura del guionista en la historia del cómic, en la que quizás falte un poco tocar lo que pasa en Japón, pero como resumen e introducción al tema esta muy bien. Otro libro teórico sobre cómics que resulta entretenido y se lee en un suspiro. Poco a poco el interés en el medio va haciendo que su aproximación teórica sea cada día también más abierta, accesible e interesante. Y es porque hay un interés creciente por los tebeos, espero también en ventas que permitan la aparición de más joyitas.

09 mayo 2016

34 Salón del Cómic

La entrada a la exposición de viñetas sobre ruedas.

Otro año, otro salón, de nuevo ampliamos de golpe la pila de tebeos que tenemos por leer, y ya es larga. Y en cuanto al salón, poca novedad, puedo repetir palabra por palabra las impresiones del año pasado, son las mismas. O las del anterior. Y así ad infinitum, y ya hace cuatro años desde que saltase la polémica sobre el abandono del saló de/por algunos sectores del cómic y aquel intento de escuchar propuestas. De todas formas alguna novedad y algún cambio ha habido.

Creo que el problema no lo tiene Ficomic. Lo tenemos nosotros al no acabar de asumir que esto es lo que hay, y ya no va a haber forma de cambiarlo. Record de visitantes, los supervivientes del mercado clásico o meanstream de los tebeos contentos con sus ventas. El salón es lo que es y funciona como funciona. Y a falta de otra cosas, quedas con los amigos, coges a la familia, y te vas a disfrutar de los tebeos y sus hacedores. Y mientras te va quedando la sensación que la cosa va muriendo, y mejor aprovechar mientras duré. Y si el tebeo cada vez tiene más presencia y a todos se nos llena la boca con la novela gráfica y la normalización de eso en el salón poco. Y así cada vez se nota más que hay muchas más editoriales de tebeos ahora que ni siquiera se plantean su presencia en el salón. Más de las que van al Saló. Y aunque sean de ventas minoritarias es triste ver esa ausencia y esa fragmentación en lo que era el escaparate del todo el sector. Pero las pequeñas editoriales de novela gráfica no están, muchas editoriales de manga no están, ni tan siquiera el Jueves que hace tiempo que dejó de estar. Y no hay relevos. Pero el negocio sigue acumulado en los que van así que no pasa nada. De momento.

Si estas editoriales no tenían presencia directa siempre se podía contar con alguna librería que les diese visibilidad y aprovechase ese hueco. Pero este año también se ha notado la ausencia de ese tipo de librerías, cada vez quedan menos. Y como el mercado ha cambiado del todo, el número de novedades que se centraban para el salón también han caído, la campaña fuerte se ha desplazado a navidades y otros salones. La sección de fanzines es como los supervivientes, no crecen, cada año les dan su esquinita, y parece que algo hay de vida, pero la vida la traen de casa ellos.

En fin, que debo de tener un perfil de visitante bastante minoritario, y lo que hecho en falta no debe ser significativo. Mejor poner caravanas de comida fuera, que es una buena idea, ya que con las colas que se forman lo de salir y entrar se convierte en rollo. Claro que si llueve y en las caravanas se forman las mismas colas pues al final ni te acercas.

Y tampoco te acercas por los precios. Y claro entrar sigue siendo caro. El tema entradas es otra cosa que ojalá se revisase. Pero claro alguien tiene que pagar la fiesta. Que quieres ir todos los días para seguir el programa de charlas, pues nada 36 euracos. Que dices: 'familia hoy al salón', pareja y dos hijos otros 36 euracos. Y así quién tiene luego para tebeos? Eso si no compras por anticipado, casi cada vez más obligado debido a las colas, que entonces los gastos de la gestión de que seas tú mismo el que se imprima la entrada lo sube 1.5€ por cabeza. Ir al salón no es barato, ir al salón es un lujo. poder hacer gasto dentro es más lujo todavía, aún así se vende bastante, que den gracias. Ir con niños y crear cantera, pues con las actividades que se plantean, un cuarto cerrado con papel y colores pues como que mucho atractivo no tienen. Eso sí ,aunque no sepan leer todavía ya tienen que pagar entrada, a partir de los 3 años, y entrada entera, no vaya a haber algún descuento infantil.

La expo de Ibañez, o la inmensidad del espacio. De fondo a fondo para mantener el discurso de la expo?

Tete Cohete, de esta de Ibañez no se acuerdan todos, a mi de peque me encantaba.

El homenaje de Paco Alcázar, una risa floja al verlo.

Y el homenaje de Jan, con historia del tebeo.


Vamos con las exposiciones. Siguiendo la línea de siempre. Obviando como siempre el contenedor desangelado de las naves industriales, y ese gigantismo que sin la ambientación adecuada siempre deja la cosa muy desangelada, pues la cosa a veces bien y a veces mal. La del cumpleaños de Ibañez bien en cantidad, ver esos originales es un gozo, algo más de contexto habría estado bien, pero funciona en el entorno y destaca las felicitaciones de los autores al maestro, muchas muy divertidas. Lástima que fuesen reproducciones y no los originales que regalaron a Ibañez, que podrían haber estado expuestos y presentárselos con una cortina o algo. Y dárselos después. La otra expo gigante la de las viñetas sobre ruedas, muchos originales muchos ejemplos de vehículos en tebeos mostrando coches clásicos al lado, mucho material y mucho espacio. Sigue la línea de tener una temática para justificar el muestrario de páginas originales y repasar tebeos de todo tipo.

Guión y páginas de las Meninas.

La que más me gusto fue la de las Meninas, que mostraba el proceso de trabajo, desde el guión y documentación hasta las páginas originales y reproducidas. Bien intentar mostrar todos los pasos del proceso en un trabajo donde hay contribuciones tanto del guionista como del dibujante. Sorprende y decepciona entonces ver la de Sánchez Abulí, un guionista del que solo había colgados originales de páginas de dibujantes que han trabajado con él y ni una muestra de como hace sus guiones, cuando hemos visto en el libro de Gerardo Vilches que ese material sí existe. Muy para cubrir el expediente. Como la de homenaje a Luis Bermejo, que por allí estaba con una muestra de páginas por un rincón.

Ellas tienen superpoderes, al expo de supers de este año.

Interesantes las de Ilustr@ y las de la novela gráfica comprometida como muestra de lo que hay. Podrían tener mucho más peso y ser más extensas ambas. Pero para el Saló las exigencias limitan sus dimensiones. Y las otras seguían con el programa de siempre, el pasillo para el fanzine, la islita del autor revelación y la de la entrada con algún tema sirva de excusa para enseñar originales de superhéroes de la colección de Jaume Vaquer. Lo de siempre. Ah, bueno, y claro la polémica de cada año, este toco la censura de algunas de las cosas mostradas porque mostraban bello púbico o miembro viriles y no puede ser. Por favor, que despropósito de comunicación y coordinación.

En un visión clásica pues mas que correcto. Pero siempre te quedas con ganas de más, de que podría ser de otra forma. Sobretodo si vienes en una año que has pasado por Angouleme. Y cada vez lo de colgar la página original a tinta, no es que deje de tener sentido sino que será más difícil con el trabajo digital. Pero vamos, lo vamos viendo cada año.

Vilches y Canyissà divulgando.

Fontdevila no daba a basto.

Como siempre la parte humana es lo mejor del salón, encontrarse con los amigos y conocidos, tener contacto con los autores y editores. Lo de siempre.

Pero no me llena. no me sirve, yo he evolucionado y quiero algo que evolucione, conmigo, con el estado actual del cómic, o con lo que sea. El Graf, el Kboom y el Gutterfest son buenas alternativas, pero no son suficiente para dar cabida a todo lo que hay que ver. Que hay espacio para otras alternativas está más que claro, lleva años siendo claro, Pero aunque se haya reconocido que el cómic existe, si está ahí eso está lejos de que se traduzca en un apoyo y apuesta real por el medio. Ahí está el museo del cómic, un proyecto que sigue siendo un proyecto, este año creo ya ni han preguntado en la rueda de prensa de las autoridades. Y es que yo recuerdo ir a ver exposciones centradas en el cómic en el CCCB y eso hace años que no sucede. Tebeos sí, pero.

Frank Miller, de lejos.

Pues yo quiero escribir la carta a los reyes. Quiero un festival similar al Kosmopolis pero centrado en el mundo del cómic, de la novela gráfica, quiero una semana o un mes de actividades con charlas centradas en autores, críticos con una visión amplia, conferencias que tienen un público y un interés como se ve en Angouleme, o este año con Frank Miller. Y quiero expos en entornos bien acondicionados, y diseñados para exponer obras, y poder verlas durante 15 días o un mes. Y conciertos con dibujantes, espacios de intercambios entre medios de expresión, y muchas cosas más que se pueden hacer,si hubiese el apoyo suficiente. Porque gente para ponerlas en marcha hay de sobras, y talento también. En fin, que los reyes magos me escuchen.

Mientras tanto seguiremos divirtiéndonos en el Salón del cómic cuanto podamos, y seguiremos lamentando todo lo que podría ser. Pero que maja es la gente que hace y lee tebeos, coño. Y exigentes.