01 agosto 2019

El último caso de Philip Trent

El último caso de Philip Trent de E.C. Bentley. Un clásico de la novela negra de detectives que resuelven casos, así como sin querer, como hobby. Publicado originalmente en 1913, hace más de un siglo y eso se nota, porque aunque sorprendente en su época, y base para entender la evolución del género, si uno no está muy en esas cosas y tal, pues como que cuesta entrar. Sin esa referencia temporal el que expliquen lo que es y como funciona un espejo retrovisor pues como que no. Es un libro de otra época, y se nota también en el estilo, llenos de referencias a poesías, en los parlamentos de los personajes, que además son todos de clase alta, de clase alta ociosa. Y todos súper envarados. Pero empatizar con ingleses de clase alta de hace un siglo pues como que cuesta. Así que entretenida, pero más como cosa histórica que desde luego no funciona como entonces. Y con cierto tono irónico, que también hay que apreciar. Un clásico dentro del género. Fuera no tanto.

23 julio 2019

Caballos lentos

Caballos lentos de Mick Herron.Una novela de espías, pero de espías modernos, los que se supone se encargan de luchar con el terrorismo, y no sacar los secretos del bloque soviético. Los caballos lentos, son los desechos del MI5, el servicio secreto inglés, dirigidos por Jack Lamb, se dedican a papeleos aburridos apartados del meollo. Un grupo de amargados agentes que han perdido la posibilidad de futuro y que se verán envueltos en un secuestro a manos de la extrema derecha relacionada con las altas esferas del servicio secreto. Suficientemente entretenida, con mucha acción y diálogos, con un grupo de personajes perdedores dentro de los esquemas, y con ese tono de humor descreído tan inglés. Funciona para lectura entretenida, este primer volumen de una serie que ya va por las seis entregas. Raro es que todavía no tenga adaptación televisiva, de momento, solo de momento. 

22 julio 2019

Sónar 2019

Cada cierto tiempo la tentación se hace irresistible, la nostalgia se apodera de uno, y siente la necesidad de regresar al Sónar, el festival de música electrónica al que tanto hemos acudido. Así que otro año vamos a pasar un sábado por la tarde en una de esas sesiones de día, para escuchar música guiados por el instinto, y las ganas de hedonismo veraniego, dejando que el festival te sorprenda con artistas de los que poco hemos oído hablar. Este año con fechas más tardías de lo que es habitual.  Y allí nos plantamos sorteando las obras del metro, y sin desentonar con el público ya clásico de este festival. Y es que ya hay artistas que no habían nacido cuando nosotros ya íbamos a bailar al Sónar. Ley de vida. Vamos con la lista de los que vimos este año, a modo de recuerdo.


La Diabla. Un DJ canario que ya estaba en sesión cuando entramos tras los tramites de la pulsera, poner dinero en la pulsera, etc. Una sesión a base de reggeatón caliente, que hace sonar al genero de otra forma.


Vōx. Pero enseguida nos fuimos a ver a esta americana que con bases electrónicas nos dio una sesión de canción de media hora, cantando canciones donde juega con la voz y efectos sobre ella, y la enlaza con la tradición de cantantes de jazz pasando por el pop de Madonna hasta que llegamos a estas cosas. Curioso


FKJ. El francés French Kiwi Juice, un francés multi-instrumentista que a base de soul y funk, y tocando guitarras, bajos, saxo y teclados junto a sampleos en vivo nos dejo buenas sensaciones clásicas de música de baile, con bases juguetonas.


Yakamoto Kotzuga. Alias del joven veneciano Giacomo Mazzucato, bases techno abstractas con aires melancólicos y referencias a las bandas sonoras de terror de las pelis italianas de los 70. Así sonaba.


Lyzza. Una Dj brasileña afincada en Amsterdam, que hizo una sesión canónica de hard techno, con mucho bombo, y colando algún tema de guitarreo ultra coocido para levantar al público.


Bad Gyal. La estrella de la tarde, de lo que más lo peta ahora entre la juventud, twerking, dancehall pasando por el filtro del trap y el reggeaton, mucha pose e impostura de está catalana, hija de Eduard Farelo. No es para nosotros, más clásicos, e ideológicamente desplazados por el planteamiento.


Actress + Young Paint Live AI/AV. Más interesante el proyecto del inglés Darren Cunningham, generando techno abstracto con bases potentes bañadas con texturas abstractas y errores digitales, acompañado por unas proyecciones de vídeo generadas con inteligencia artificial. Y al final bailable y todo.

Branko. Mientras comíamos un bocadillo para coger fuerza de fondo teníamos la sesión del portugues Branko, techno con bases ritmicoas globales como el kuduro.


Red Axes. Un duo de Israel, que en directo y con un soporte tocando la batería dío una sesión de house de bajos gruesos y muy lúdica, el sonarVillage lleno, peor le faltaba algo a su propuesta.


Max Cooper. Lo mejorcito del día, el techno luminoso y alegre de este irlandes, con melodías de piano minimalista, y bases de techno muy bailables, con unos videos muy bonitos.


Theo Parrish. Y acabamos con un rato de la sesión del veterano Theo Parrish, capaz de mezclar funk, pianos jazz, y potentes bombos de house, con los que echarnos unos bailes finales.

Erol Alkan. A la salida dejamos la sesión techno de bombo y bajos para petar el Village de este turco, mientras nos fuimos a devolver el vaso, con la cola que tocaba de este sistema más capitalista que ecológico. Y de vuelta a casa, cansados, pero musicalmente recargados. Para otra temporada, cuando el gusanillo nos vuelva a morder.

02 julio 2019

Reseñas en las naves (5)

Pues como ya estamos en julio, aquí va el listado de las reseñas que han aparecido en 13 millones de naves en este primer semestre de 2019.


Y como novedad también hemos colaborado en los Cómics Esenciales 2018, la guía de referencia que publica Jot Down con la colaboración de la ACDCómic, y que edita primorosamente Iván Galiano. Una guía imprescindible para tener a golpe de mano una referencia de lo mejorcito que se ha publicado por estos lares el año anterior y que ya ha llegado a su tercer volumen. Por mi parte han sido tres reseñas las que se han colado:
  • ¡Cuidado que te asesinas! Lorenzo Montatore. La Cúpula 2018.
  • El Hombre Garabateado. Serge Lehman y Frederik Peeters. Astiberri 2018.
  • Gasolina. Fred Bernard y Benjamin Flao. Ponent Món 2018.
Salió para el Cómic Barcelona de este año, en abril o así, y vale mucho la pena. Y disfruten de la magnífica portada dibujada por Albert Monteys y Natacha Bustos.

Las anteriores listas de reseñas: 1, 2, 3 y 4.

28 junio 2019

The long way to a small, angry planet

The long way to a small, angry planet de Becky Chambers. Traducido aquí como El largo viaje a un pequeño planeta iracundo, que como titulo es más bonito. Curioso libro de ciencia ficción, una novela costumbrista que muestra el sentido de la maravilla de la CF de antaño sin muchas complicaciones. En un universo poblado de muchas razas extraterrestres, muchas de ellas conviven bajo el dominio del Consejo Galáctico. Pero lejos de centrarse en los protagonistas centrales de guerras, batallas, conspiraciones y otras cuestiones, Chambers se centra en el día a día de una pequeña nave dedicada a la construcción de agujeros de gusano, autopistas que permiten conectar diversos puntos de las galaxias. Así el viaje es el centro de la historia, con pequeñas historias en torno a los muy diversos tripulantes de la nave, con sencillez, cierto humor, y mucho de positivismo. Es como observar la vida de la gente (o seres) corrientes lejos de los conflictos que vemos en universos como Star Wars, Star Trek La Cultura de Ian M. Banks. Una lectura entretenida, fresquita, muy veraniega, con pocas sorpresas para lectores que lleven mucho en esto de la CF, que me ha recordado lejanamente a Puente a las Estrellas de A.C. Crispin (a ver quien recuerda esta). Recomendable para público joven.

14 junio 2019

The ascent of gravity

The ascent of gravity de Marcus Chown.Seguimos disfrutando de la divulgación científica y de la Física, en este caso repasando y poniéndonos un poco al día con una de las fuerzas clásicas, la gravedad. Gran libro el de Chown, que empieza con la revolución que significo la teoría de Newton, explicando brevemente como se llegó a ella y cuantas cosas es capaz de explicar y porque significó una revolución de la ciencia. Luego pasa a la revolución que significo el cambio de paradigma de la gravedad a la relatividad general que llegó con Einstein, como esa teoría de nuevo cambia la forma de ver las cosas, y se entra en el campo de la cosmología. Y la tercera parte entra en los actuales limites de la teoría, aquello que parece la teoría de Einstein no es capaz de explicar, entramos en las paradojas de la singularidad de los agujeros negros, y la gravedad cuántica. Excelente libro de divulgación, muy entretenido, de esos que se devoran lleno de jugosas anécdotas, acto para todo tipo de lectores. Y ya editado en castellano, por si deben recomendarlo por ahí.

30 mayo 2019

Pactos condales

Cómo está la cosa despueś de ganar todos las elecciones. No sabemos quien puede ser el próximo alcalde de Barcelona, y vaya follón de presiones se huelen.

A ver si me aclaro poniendo un poco la cosa por escrito.

Ahora mismo hay como dos ejes que separan los distintos bloques. Hay un eje de identidad nacional, que va desde el independentismo más radical al españolismo más nazi. En un lado tendríamos a ERC (y ya no tenemos a la CUP, ni a los pijos-liberales independentistas del Graupera), Los convergentes juntos de Catalunya y al otro lado los restos del PP, y Ciudadanos-El francés. El PSOE también juega a ser más español que nadie. Y los Comunes se mantienen en una cierta ambivalencia inestable, tirando más al status quo que al procesismo. Este eje es el que se lleva todos los titulares.

El otro eje es el tradicional eje izquierda derecha. Ahí estaría Comuns, ERC y casi PSOE a un lado, y los ciudadanos franceses, la convergencia juntada por Catalunya y los restos del PP. Eje más tradicional, y que si no fuese por el procesismo y el otro, dan una mayoría más que clara para la ciudad.

Lo que pasa es que este eje no es mediático, no interesa a los altos intereses económicos, eso de la izquierda, y está el otro eje procesista, que lleva ya años dando la turra. A parte que el eje de la realidad de hacer política que favorezca a la mayoría, clase obrera y desfavorecidos, o la que solo favorece a los ricos del 1%, el IBEx o la madre que los parió, parece que ya no tiene que ver con el eje izquierda derecha, es como un vector desplazado de ese eje, prácticamente a 90 grados.

Habría un tercer eje, relacionado con la crisis climática. Pero a ese ni se le ve ni se le espera en el debate actual de las cosas.

Así que a pactar, y claro solo se habla de procesismo. Como si las políticas que puede gestionar y que debe gestionar una ciudad fuesen sólo identitarias. Cuando en realidad es el otro eje el que tiene un peso real sobre las acciones. Pero oye, mejor para Agbar si solo se habla de lo otro, total la sede la ponemos donde nos salga de las narices. Y como si algo como un tripartito de izquierdas fuese imposible. Algo que ya ha pasado, en una generalitat gobernada por un catalán de origen andaluz. Que cosas pasaban hace unos años, antes de procesismo, referendums, hostias y juicios. Lo lógico sería intentar volver a esos consensos y normalidad. Pero lo lógico parece fantasía tal como pintan las cosas.

En barcelona se votó pensando más en independencia o en izquierda-derecha? Pues puede que las dos cosas, pero sobretodo en la cosa social. La izquierda ganó de mucho. Luego está la cosa independentista. Mi sensación es que ahora mismo hay un 20% de true belivers, independentistas de sí a cualquier precio y en cualquier circunstancia, auténticos creyentes. Luego se le suma otro 20% que es lo que se ha conseguido convertir durante estos 10 años de procesismo desaforado. Estaríamos en un 40% a favor, en contra parece que más o menos. Y hay un 20% de indecisos, no asignados, que son lo que lo pueden volcar todo. De momento están sin ir a un lado o a otro, y son por los que se pelean socialistas, comunes, y esquerra. Bien haría Esquerra si realmente quiere ampliar la base para que el porcentaje sea en un futuro algo que realmente cambie la balanza, en no cerrarse a los comunes y tratar de atraerlos a su proyecto.

O yo qué sé. ERC es capaz de hacer políticas de izquierdas y dejar de jugar al procesismo eterno? Están muy cargados con el tema de los presos políticos, se ve difícil. PEro debería dar el paso hacia ello. Aunque los true belivers les iban a poner a caldo. La propuesta de Valls conviene a los Comunes o es un caramelo envenenado? No veo yo muy factible mantener un gobierno tan en minoría, con independentistas super cruzados, y derecha tan liberal de falsos amigos bloqueando cualquier cosa progresista que se oponga al IBEX.

Ta jodida la cosa. Seguro sale algo que no convence a nadie.