31 agosto 2007

Lecturas canículares

Dicen que la gente aprovecha el verano para leer más, aprovechando del tiempo libre, a mí siempre me pasa que en verano no me da por leer, será que las tardes de invierno son más propicias. De todas formas, y estrictamente hablando de libros (en otros vicios no entraremos...), algo hemos leído este verano, sobretodo aprovechando los distintos viajes, esas horas en trenes y aviones, se pasan entre lectura y siestas...

Lotería solar de Philip K. Dick, la primera novela de este genio de la ciencia ficción. Que tío, en novelas no muy largas este tío era capaz de meter las ideas más alocadas, un clásico. Aunque aquí al ser la primera novela solo se esbozan lo que después serán sus características, aquí en el futuro se escoge al presidente del mundo por azar, y la acción empieza con un cambio de presidente, y como el antiguo no esta dispuesto a perder su posición...La verdad que aquí solo se ve la defensa del sueño americano y el individualismo tan típico de la América de los años 50, pero esta bien para ver la evolución de este pedazo de autor.

Puente de pájaros de Barry Hughart, un cuento chino, escrito en los 80 por un norteamericano ganador del premio mundial de fantasía en 1984, en la onda de una historia china de fantasmas, o de las más moderna Tigre y Dragón y tal, las aventuras de un bonachón de un pueblo que debe buscar la ayuda de un anciano sabio para curar la extraña enfermedad en la que han caído los niños de su pueblo. Aventuras de ingenio en una china fantástica, muy entretenido...

Salmon fishing in the Yemen de Paul Torday, un librillo de esos para leerse en un viaje, la verdad que la idea era curiosa, un profesor de un instituto de esos pequeños y olvidados de repente tiene que encargarse de hacer posible al pesca del salmón en Yemen, obsesión de un sheik de esos de mucha pasta, con las consecuentes presiones políticas por la posible publicidad para el medio oriente daría ese proyecto llevado a cabo por científicos ingleses. Pero el libro no llega al sarcasmo que tenía el Si, señor ministro (que genial, que dialogos siempre actuales...), y aunque ironiza con un pseudo Blair, la verdad es que la crítica es floja, floja, más mezclada con la típica crisis conyugal que acompaña al protagonista...vamos al final un librillo flojo, flojillo...

Karaoke de Wladimir Kaminer, este es un libro de pequeños relatos,, cuentos o no se como llamarlo, la verdad que cuenta anécdotas de este famoso en Alemania escritor y DJ de origen ruso, como era la música en la Unisón soviética de la Perestroika, como ven los alemanes la música rusa...no se, la verdad que no se, como lo he intentado leer en alemán, la verdad es que no me he enterado de nada, pero de nada, puede que hasta sea gracioso, al menos gracia me hicieron los libros que se pueden encontrar en castellano, Música militar y Russendisko (o la Disco Rusa, ya descatalogado...), pero este, pues no se, mi alemán no da para mucho, más bien para nada...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya lo encontraba a faltar..e stas criticas.. esta forma de analizar..que grande que grande..

tmabien le he echado un vistazo a posts antiguos.. decir que muy bonitas las fotos y que grandes las ovejas...



Asiq ue puente de pajaros esta bien.. bueno.. veremos veremos....


Que da de si...empezamos el año bien cargaditos y con muchas ganas.. ya se ve..

manu dijo...

Dick, qué grande eres. Acojona pensar que solo uno de sus mundos literarios pudiera convertirse en realidad.

Marta dijo...

Estilo "una historia china de fantasmas", jeje

...un pèsol a que adivina cual ha sido mi siguiente pensamiento después de leer eso??? ;)