09 marzo 2008

Un no parar

Al principio nadie los veía. Luego aparecieron los primeros, y la gente dudaba. Ahora ya no pueden dejar de verlos. Y aquí nuevos ejemplares de estos monumentos a la previsión...


Estos dos son franceses, de St.Louis, el pueblecito en la frontera con Suiza en Basel. Los envia de nuevo Marta, que está en todas... Cada cien metros había ejempleres. Según sus propias palabras:
Si tinguessin llums de colors i una fletxa de neó apuntant-los no
n'hauria vist més segur... això ha de ser una malaltia... o_o'

Este último fue cazado por Anna, no los veía, no los veía. Pero el 1 de marzo, a las 19.30, en Rajadell, era tan claro, que fue inevitable su avistamiento, y ante él, imposible no parar el coche, coger el móvil, y sácarlo del anonimato, se contagia la cosa...

Sigán, sigán así... Todavía hay muchos más ahí afuera...

(y de la actualidad o lo que sea ya hablaremos otro día, o que lo hagan otros...)

4 comentarios:

Marta dijo...

Jo em vull curaaaaaaaaaaaar!!! xDDDD

manu dijo...

El primero es viejuno, viejuno...

Anna dijo...

Si li posen un cartellet és més fàcil.....
I sort que acabava de pujar al cotxe …pq si no, ja em veig amb una carta dels mossos a casa…
I em dóna a mi que continuaré sense veure’n... que una està una mica “cegata”...
I no, no parlem de l’actualitat, si us plau, que estic fins el moyo de comptar vots i identificar polítics votant... Aaaarrrrrg! Maleït sistema democràtic... :-P

Anna dijo...

era tan claro, que fue inevitable

I que consti en acta que no era tan clar... que s’estava fent de nit...