10 julio 2011

De cervezas por Copenhaguen

Pero todavía nos queda tema de Copenhague, que la cosa es que no todo es Carlsberg y Tuborg, hay mucha cultura cervecera en la ciudad, la cosa está más que interesante, y aquí van los sitios donde vimos que el tema se movía. No son todos los que podrían ser, si que son algunos de los que salen en esta lista, que fue la mar de útil. Que la cerveza es algo a tener en cuenta si se visita la ciudad se puede ver hasta en la sección que tiene en la web oficial de turismo, o en las listas que se pueden encontrar por ahí, como la de Ratebeer. Pero vamos con los que si pudimos visitar.



El primero de ellos el Lord Nelson Bar, en una callecita del centro, un pequeño local en un semisotano. Pequeño pero muy acogedor y con una buena selección de cervezas y sidras de tirador, todas de micros. Para lo pequeño que es el local tienen una carta con catorce cervezas de tirador, nada mal, y nada malas tampoco. Además es un local donde parece la gente de Copenhague gusta ir, no es solo para turistas, y se nota en el ambiente y a la hora de servir.




The Bishops Arms, es un local de abertura reciente, forma parte de una cadena de pubs suecos, pero la decoración esta muy bien, y el ambiente, aunque ya había más turistas, también entraban habituales cerveceros. Y buena selección de cervezas, muchos grifos con cervezas locales y de importación, barriles americanos, y neveras con botellas.



Brewpub København, un restaurante con microbrewery, el local curioso tiene un patio interesante y luego se baja a una zona que mitad es pub, donde se pueden tomar las cervezas y comer algo, y otra parte es ya más restaurante. Tienen una buena cantidad de cervezas, según nos explicaron tienen más de 80 recetas que van rotando, normalmente como pco hay 5 o 6 de barril, diferentes para ir probando. También tienen cervezas de otros sitios en botella, como cervezas Islandesas, como la que me dio a probar un danés que estaba allí probando cervezas con un amigo, cuando le pregunte por mirar la etiqueta de la botella, amablemente me dio a probarla en el vaso.



Otro sitio que no podíamos dejar de visitar era el bar de Mikkeller, los que gustan de las cervezas seguro le suena esta marca de cervezas, por la cantidad de variedades que hace, por lo extremas que son a veces sus recetas, y por que muchas veces se tratan de colaboraciones con otras breweries. De hecho de los dos fundadores ya solo queda uno, que es como un nómada, no existe una casa que haga sus cervezas, sino que se dedica a viajar y hacer sus recetas en distintas breweries de todo el mundo. Y vaya si hace maravillas. Pues bien, en este pequeño local que se llena de gente, hay un ambiente cervecero espectacular, gente que viene adrede, y no solo disfruta de las veinte cervezas de barril que van rotando, de hecho mientras estuvimos allí dos de los barriles especiales de la casa se acabaron y fueron sustituidos por otra cerveza. Pero además tienen una carta de cervezas impresionante, con cervezas extremas, extrañas, raras y desde luego, nada de Carlsberg.

Y el ambiente pues curioso, estaba lleno, pero en poco rato nos hicimos sitio en la barra e incluso pillamos taburetes, y allí pues probando algunas de las cosas de la casa, y gente que se acerca y te pregunta al oír el español de donde eres, y si dices de Barcelona, ya lo tienes, que si un tipo que trabaja para Gamo y que te pregunta si cazas. O sino le preguntas a otro que te enseñe la botella de lo que bebe por que es algo curioso, y ya tienes una entrada para charlar, y al final de da a probar esta cerveza y hablando de cervezas y de que ver en la ciudad te acaba invitando a probar la cerveza de la botella de la foto, una cerveza de más de 200€ la botella, un barley wine que venden en chupitos y que nos dio a probar así por la cara. Lo que nos dejo la sensación de que los Daneses en general son muy simpáticos, no solo por este ejemplo, que además era para ver al tipo, muy divertido, pero en general no son de mal trato, por daneses o por cerveceros.

Otra muestra de que el local es especial, y les va la cultura cervecera a saco es que tienen no una sino dos botellas de la cerveza End of History de Brewdog, la locura de 55% de los escoceses, de la que hicieron muy pocas botellas insertadas en ardillas disecadas. Y si la quieres aquí la tienen en la carta, eso si, unos 2000€ la botella. Casi nada. Pero en el otro extremo he de decir que la de la casa, que estaba rica de verdad y otras de barril el precio no era para nada abusivo, más teniendo en cuenta los precios de cervezas mucho más normales en cualquier lugar de la ciudad. Un buebn sitio donde pasar un rato el viernes por la noche.



Otro día nos fuimos a la Nørrebro Bryghus, otra micro de la ciudad, esta con un bonito local donde en la parte inferior se puede ver la maquinaria y disfrutar de las cervezas, y si se quiere comprarlas en botellas, que se encuentran en más tiendas por la ciudad. O ir a comer en la parte de arriba que lo tienen acondicionado como restaurante. Nosotros optamos por la opción cata, y probar un buen set de las cervezas que tenían de barril, que no eran pocas, y en general nada malas. Bonito diseño de etiquetaje y de local por cierto, y varios premios a sus cervezas.


Otro bar recomendado por los locales, el Ølbaren, o sea bar cerveza, y eso es lo que es, un pequeño local, con muchos tiradores de cervezas especiales de aquí y de allí, noruegas, americanas. Un curioso local, donde de nuevo al ver que eres un turista y vas allí preguntan de donde, suena Barcelona, y el camarero te explica su reciente visita a la ciudad con un crucero cervecero que celebraba el aniversario de un bar romano, y el cliente te cuenta sus aventuras por León y te pregunta por los toros en Barcelona.


El Ørsted Ølbar es otro local chulo, buena selección de cervezas en barril desde la hecha por una micro para ellos hasta cerveza de barril de nueva zelanda, no esta nada mal. Con sofás cómodos y terracita, también tenían tele donde seguir el partido de la sub21 ganando la final a Suiza, y de nuevo alguien que se acerca a españoles, viendo la final eh, buen juego, pero yo como soy de origen albanés voy con Suiza porque un jugador es medio albano... Ah pues muy bien, pero al final el que juega mejor gana. Y al perder te viene a felicitar. Fútbol y cerveza y el mundo se comunicaría mucho mejor.


El Bo-Bi Bar, no es un lugal especialmente cervecero, pero si que es un lugar auténtico, fue el primer bar americano de la ciudad, y todavía mantiene ese ambiente de luz roja, pequeñito, lleno de daneses leyendo sus periódicos, tomando su Tuborg y charlando mientras fuma. Y fuma también la camarera, que pone la música desde un netbook, charla con los habituales y les saludo por el nombre. Un bar con los servicios originales, y que solo tiene una pequeña pica para lavar los vasos, un sitio tranquilo donde tomar cerveza danesa que no tiene por que ser de Carlsberg, pero tampoco va a ser nada extremo o extraño.



El Vesterbro Brhygus ya es más comercial, o más turístico, estando al lado del ayuntamiento y del Tivoli no podía ser de otra forma. Aún así tienen un equipo bien majo donde hacen su propia cerveza, también lager, que aquí la lager es el estilo nacional, y las micros tienen el equipo para fermentar a baja temperatura, el montaje que me mostró el camarero, porque cuando entramos estábamos solos, era espectacular, ya lo pillase por aquí. Ahora las cervezas son más flojitas, más gusto común pero bien. El local grande, por las noches seguro se pone a tope.


Acercándonos al Tivoli, justo tocando a la entrada esta el Bryggeriet Apollo, otro restaurante con su propia cerveza. No hacen muchas, pero si tenían de tres tipos, una de ellas variando de mes en mes. No estaban mal, pero no sería el sitio más barato.



Y dentro del Tivoli, otro restaurante, no muy barato pero que también tiene dos lagers propias, el Færgekroen Bryghus, es decir no es barato pero no est mal la comida, y tienen su propia cerveza artesanal, que no estaba mala. Quizás sea esa la diferencia con el Tibidabo y otros parques de atracciones para atraer al público, puedes ser caro, pero ofrece calidad a cambio, y para mi un parque de atracciones con un local que hace su propia cerveza es un plus, desde luego. Así que al menos el entrar a pasear por el parque de atracciones tuvo su recompensa.

Y hay bastantes más sitios donde tomar y comprar cervezas en la ciudad, en resumen que entre estos locales ya dan bastante envidia comparado con lo poquito que todavía hay por aquí. Pero bueno con ganas de haber tenido más tiempo para visitar la ciudad y sus cervezas. Tampoco nos vamos a quejar de lo que hay por aquí.

5 comentarios:

el bandero dijo...

Madre mía!!! Pero cuantas cervezas bebieron en 4 días... Estoy alucinando! Y luego dice que no vieron los lucernarios de las estaciones del metro, no me estaña ; )

Marta dijo...

Post de capçalera per dia que vagi a Copenhaguen :)

Bororo dijo...

A ver si lo de la cerveza va a ser una excusa para socializarse...

Anna dijo...

Aquí un que acusa a la gent de dur mala vida...
si, si...la paja, la viga , el ojo y...

..jo ja m'entenc...

jose manuel dijo...

I found your blog while searching for beer. I will take this beer. Thanks for share.
CERVEZAS Y SIDRAS