12 febrero 2007

Seguimos leyendo...

Como ya hemos acabado las reservas de libros traducidos a la lengua de castilla, hoy toca mini reseñas, así que ya saben lo que toca a continuación, por tanto la advertencia del otro día es de nuevo aplicable. Además los tres libros que tocan son de eso que llaman género, en fin...

El primero es La torre de la golondrina de Andrzej Sapkowski, el sexto y penúltimo libro de la saga de Geralt de Rivia. Soy más de ciencia ficción que de fantasía, pero sigo dos series de fantasía, de esa con elfos, brujos, espadas y tal, bueno una no tiene elfos y ya hablé de ella. La otra es esta de este escritor polaco, que le da un aire bastante distinto a lo que es el género, además de tener un toque de humor tan del este que entra muy bien. La serie básicamente, y en este libro continua con la historia central, sigue las peripecias de un brujo mata monstruos en un mundo en decadencia, donde los humanos empiezan a ser el único problema en continuas guerras unos con otros, acompañado habitualmente por un trovador, y en relación con una maga, y todos liados por una niña del destino...Vamos parece un argumento bastante sobado pero la verdad es que la serie es bastante original y bien escrita, todo un éxito en Polonia y en apaña también. Y hay que destacar la traducción al español, un trabajo de adaptación muy bueno. Como pequeña anécdota del libro hay un momento que un personaje dice algo así como, para eso sirve una carrera universitaria, para saber buscar en las fuentes, que en una novela de fantasía pues choca un poco pero cuanta razón...y es que no existia el Google...

Continuamos con la fantasía, pero esta vez más relacionada con la ciencia ficción. La máquina diferencial de William Gibson y Bruce Sterling. Un libro escrito a cuatro manos por dos gúrus de lo que a finales de los 80 se dio a conocer como cyberpunk. Este es de 1990, y diría que es uno de las primeras de lo que se llama steampunk, que es algo así como novelas de ficción tecnológica pero situadas en entornos victorianos con máquinas de vapor. En particular esta se sitúa en un mundo alternativo donde Babbage consiguió que su máquina funcionara, por lo tanto en un Londres victoriano, totalmente informatizado a base de ordenadores de vapor las condiciones sociales han cambiado, y el libro cuenta las aventuras de un paleontólogo en una revuelta veraniega en Londres. La verdad que el libro no mata, la aventura es entretenida, pero tan centrada en ella que uno pierde de vista las posibles alternativas que plantea con personajes históricos como Ada Byron y diferencias en las situación política de la época, solo esbozada en pequeños comentarios. Curiosa pero no mata, para steampunk mejor quedarse con las novelas del mundo bizarro inventado por China Miéville, la estación de calle Perdido y el consejo de hierro. Y para personajes científicos y aventuras el ciclo Barroco de Neal Stephenson. Una de las curiosidades que hacen sonreír es una breve mención a un bonito estilo arquitectónico de moda que viene de la república de Cataluña...

Y para acabar un libro entre el humor absurdo y la fantasía, El ángel más tonto del mundo de Christopher Moore. Una especie de cuento navideño situado en un pueblo de California lleno de personajes frikis como un alguacil cultivador de marihuana casado con una ex actriz de serie B que a ratos se cree el personaje de guerrera que interpretaba en sus películas, un piloto de la DEA que tiene como mascota un murciélago de la fruta que habla, y gente por el estilo, la cosa se tuerce cuando en la fiesta de navidad, cuando quién más que menos llega con ciertos conflictos, por un cúmulo de circunstancias son atacados por una horda de zombies come cerebros...Bueno ya he dicho que era de humor absurdo, así que ya saben por donde van los tiros...Nada de profundidad literaria, un libro que se lee en un suspiro, sonríes y si tienes suerte te ríes dos o tres veces...puro entretenimiento que no pasará a los anales de la literatura pero que de vez en cuando viene bien...

Otro día ya tocarán libros más profundos, o quizás no...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Y yo que este finde he vuelto a los origenes... pero es que los mortadelos en raro me hacen mucha gracia!

De sus lecturas, por titulo me quedaria con el tercero, pero no acaba de ser mi estilo de lectura ;)

Cristina López dijo...

Ay, cada vez que entro en el blog, entre los enlaces y la temática, me da la sensación de que nos movemos por círculos cercanos...Friki de Martin, lector de Sapkowski, ¡Gibson y Sterling!...y hoy las cervezas. Sr. Acolostico, me tiene usted intrigada...
Bueno, le dejo un enlacillo por si no lo conoce que quizá pueda ser de su interés...http://www.bibliopolis.org/resenas/rese0392.htm

acolostico dijo...

O nada de intrigas...:-)

Habrá que ver que circulos son esos...

Cristina López dijo...

Círculos frikis, que eso ha sonado muy viciosiiiiiillo ;)