13 febrero 2009

La elegancia del erizo

Vuelta al uso diario del metro, vuelta a leer un rato todos los días. Así las lecturas van cayendo, la siguiente ha sido 'La elegancia del erizo' de Muriel Barbery, una escritora francesa que ha escrito un libro muy francés, y muy femenino, que no feminista, diría. Dos protagonistas femeninas, dos voces interiores de seres inteligentes, que digo inteligentes, superdotadas, subyugadas por la burguesía y el convencionalismo social de la clase alta parisina... Una la portera, la otra una niña hija de unos ricos vecinos, ambas con una gran vida interior, y el libro básicamente es eso, la vida interior de las dos, con todas sus elevadas paranoias culturales. Ellas no ven la tele, eso es para la purria burguesa, ellas leen filosofía y están profundamente interesades por el Arte, la belleza, con ese toque de pedantería francés, no sé como explicarlo, pero si uno piensa en cine francés, ese cine de gente que come y habla...  Pero no solo es Arte (con mayúsculas), claro, eso sería demasiado, y si tenemos en cuenta lo que decía el libro que leí antes, aquí se mezcla todo, referencias a Blade Runner, a Black Rain, a los mangas de Taniguchi o la cultura japonesa, tan de moda de nuevo. La verdad al leerlo me ha recordado una noticia o algo así, que hablaba de la explosión en Francia de un tipo de literatura dirigido a las mujeres trabajadoras que se desplazaban en metro o tren por París, ya no recuerdo donde lo vi... Pero teniendo en cuenta la longitud de los capítulos, va perfecto para leer entre paradas. Hay que reconocerle que al final llega donde te quería llevar la autora, el libro no ha acabado de convencerme...

A ver el siguiente.

5 comentarios:

Marta dijo...

Mire que lo he tenido en las manos veces... pero a la pila de moment n'hi ha molts

Anna dijo...

Vuelta al uso diario del metro, vuelta a leer un rato todos los días

A mi em falten estacions de metro...és evident...

La verdad al leerlo me ha recordado una noticia o algo así, que hablaba de la explosión en Francia de un tipo de literatura dirigido a las mujeres trabajadoras que se desplazaban en metro o tren por París

Aquestes etiquetes...aquests targets...La veritat és que em fa com ràbia......Llibres a mida per consumidors tipus... (però és evident que deu funcionar.....)

manu dijo...

Menudo ritmo de lectura.

pero si uno piensa en cine francés
... ¿se duerme?

Javier Cercas Rueda dijo...

LA ELEGANCIA DEL ERIZO

La decena de familias ricas que viven en el nº 7 de la calle Grenelle de París piensan que Renée es una portera más. Eso es lo que ella pretende y no deja traslucir en sus palabras y actos visibles nada que lo desmienta. En la realidad es una autodidacta con muchas lecturas encima y con gustos culturales bien cultivados. Sólo un nuevo inquilino japonés sabrá traspasar la protección que Renée ha creado en torno a si. Paloma tiene doce años, vive en ese edificio y también tiene un secreto: es superinteligente.

La niña va suicidarse en unos meses tras prender fuego a su casa y vamos conociendo un diario donde recoge sus ideas y sus reflexiones sobre la vida. En capítulos alternos, Renée va contando cómo ha llegado a ser como es. A partir de un momento, la novela se centra en el presente, en la relación que establecen las dos protagonistas hasta el desenlace final.

La idea es original pero la novela resulta artificiosa y desesperanzada. La imagen de la portera con un cazo en la mano removiendo un guiso y con un tomo de Husserl en la otra resultaría simpática si no fuera inverosímil. Renée es un personaje difícil de creer, por muy de acuerdo que se esté en que no hay que dejarse guiar por las apariencias para juzgar a las personas. La inteligencia de Paloma parece residir en su escepticismo cínico y existencialista. Resulta desde el primer momento una listilla sabihonda que desprecia y critica cuanto la rodea, especialmente a su familia. La gran aportación de su testamento intelectual es que “la vida no tiene sentido”. Todo lo demás son corolarios. La autora quiere denunciar el elitismo cultural francés y ha relacionado para ello a dos solitarios difíciles de digerir para el lector.

Esta supuesta “revelación literaria” francesa (Bayeux, 1969) resulta pesada y de poco interés. El estilo es sobrecargado y a veces farragoso (a la altura de la gran sabiduría de las protagonistas). Su éxito (más de 800.000 ejemplares vendidos) parece debido a una tarea paciente y eficaz de encuentros múltiples con lectores. El marketing directo se demuestra más útil para vender que la literatura. Y es más fácil de hacer.

kike dijo...

Uy... pues casi que no lo pillo.. aun tengo tus recomendaciones por leer.. y caeran caeran en cuanto me acabe el Auster...