10 febrero 2008

Impresiones imperiales

Y tras las sesiones fotodocumentales vamos hoy con las pequeñas anécdotas e impresiones del periplo californiano.

La primera ya en el aeropuerto. Aunque el billete era de Lufthansa, el rollo de alianzas de compañías hizo que tocase volar en un Boeing 747 de United Airlines, y ya es una cosa a tener en cuenta, porque quieras que no las compañías europeas y las americanas son diferentes. Las europeas me dan más confianza, y algo más de espacio entre asientos, cosa que las rodillas agradecen. Pero bueno, lo de la confianza viene porque una vez embarcados y ya en pista el comandante informa que volvemos al aeropuerto por una avería en el generador del motor 3. Ale, pues empezamos bien... Afortunadamente en una media hora solventado, el depósito rellenado y allá que nos íbamos, pero en un avión que ya había fallado...

Para llegar bastante retrasados, de noche y lloviendo, a por el trámite de la aduana, hacer colas, super agradables después de las casi 12 horas de viaje en avión (hay que sumarle otras 3 de tren y los intervalos entre movimiento...) es lo que hay, allí te digitalizan las huellas dactilares, la jeta... Y es que todo el mundo puede ser un terrorista hasta que se demuestre lo contrario. A la entrada también tienes que entregar un documento verde donde firmas y declaras entre otras cosas que no tienes intención de delinquir dentro del país... Cosa que me parece bastante chorra, porque si lo haces y te pillan, te juzgan por el delito, pero te van a poner más años encima por mentir en documento oficial?, un sin sentido, porque además siempre puedes decir (y si el abogado es bueno salirte con la tuya) que no tenías intenciones anteriores, pero narices, te dio por cambiar de idea dentro, no sé, la vena morruña o algo y patapam, así que no mentiste al firmar el papelucho... De todas formas más curioso me pareció la pregunta sobre no haber participado en la persecución judía en Alemania entre el 1939 y el 1945, que bueno, esta bien que no quieran gente así, pero vamos de eso hace tiempo ya, así que si eras un terrible nazi de 10 años en aquella época ahora básicamente rondas por encima de los 70 años, así que esa pregunta es aplicable a que porcentaje de la población? vamos, absurdo...

Y al llegar, pasar los filtros, a por el coche de alquiler. Un Chevrolet, muy americano, Malibú Maxx LT V6, toma ya pedazo de motor para un coche según ellos compact, pero vamos que de tamaño medio grande para los estándares europeos. Y como no en los USA, automático. La primera vez que conducía un coche automático, la verdad que hay que acostumbrarse pero uno lo hace rápido, y ya iba avisado, así que no tiene embrague y solo frenas y aceleras, pues solo se usa una pierna y adelante. Y las marchas pues R para reverse y D para drive, hay también N y L, pero vamos, esas ni las toque, vete a saber. Pero automático significa automático del todo, la luces van en automático, te olvidas de encender o apagar, el coche se encarga... Ahora lo que me chocó y no estaba preparado (las horas de vuelo ayudan) fue al aparcar y buscar el freno de mano, no hay freno de mano, y como se aparca en las cuestas de San Francisco sin freno de mano... También automático, en punto muerto el coche frenado automáticamente, maravilloso para las cuestas, parado en el semáforo quitas el pie del freno y aceleras y ale... nada de maniobras con el freno de mano, el embrague, pon primera, tira para arriba... La verdad que te acostumbras a lo fácil que es llevar un coche así, aunque acabas echando en falta la técnica europea... desde luego esta gente lo debe flipar cuando pillen un coche europeo no automático, porque acostumbrarse en un sentido vale, pero en el otro...


Y como conducen los americanos. Pues normal, la verdad es que en general bastante respetuosos con las normas, por la cuenta que los trae, que aquí el rollo punitivo no va en coña, cosa de una cultura exacerbadamente protestante, y las multas, algunas indicadas en la autopista, como las de tirar basura, y si ves a un borracho al volante, llama al 911 te recuerdan a cada momento. Impresiona el conducir por las autopistas de cinco carriles, para cada sentido. Pero vamos que no sabes si vas rápido o no, y todo se te hace muy largo, dichosa manía de contar en millas, para un europeo eso te quita toda referencia. Así que te adaptas a lo que marca y no piensas mucho en ello, pero llegar a los sitios se hace largo en distancia y tiempo. Este país es desmesurado en todos los aspectos, y en las distancias uno se da cuenta que con tanto país que tienen y tal, normal que cuenten en millas y no en cortos kilómetros. Pero vamos, una vez adaptado al coche, y al rollo de las carreteras te desenvuelves bastante bien. Las indicaciones son bastantes claras, para saber donde vas, es también el país de lo obvio, de lo funcional. En Europa todo intenta ser más iconográfico, con lo que uno no depende del idioma pero debe estar preparado para interpretar los signos, aquí la señalización es más verbal, todo e mundo habla el mismo idioma, así que las indicaciones están escritas. Y tampoco te avisan mucho por adelantado de las direcciones, más bien justo en el momento que se acercan. La verdad que si sabes donde vas bien, si no, puedes tener problemas. En ese sentido gracias que tenía conexión de internet en el hotel, y Google maps, perfecto para preparar las rutas de cada día. Y luego en la autopista ves cosas como mapaches chafados...no estas acostumbrado a ver ese tipo de animales por Europa, pero por aquí se ve que son más comunes, deben ser el equivalente al erizo, ya saben, animal en carretera, carne de rueda.

El único incidente destacable en carretera fue un día en la Highway 101 dirección San Francisco, cinco carriles, tráfico fluido, yo iba por el cuarto o así, aquí te pueden pasar por un lado o por el otro, los carriles de la derecha pueden ir apareciendo más o menos dependiendo de las salidas, y en eso que de repente un coche delante pega un frenazo y se cruza en medio de la autopista, y menos mal que mantener las distancias y la anchura de la vía da para que lo esquivemos todos y no pase nada. Suerte, por que el follón de tener un accidente en los USA... Pero vamos que no fue nada, aunque pensé la que se habría liado en alguna carretera española en iguales condiciones... Por cierto, aquí, dentro de la desmesura en todas las cosas, si hay un accidente en la carretera, algo grave o no pero si aparecen las autoridades, aparecen los megacamiones de bomberos, espectaculares, pero no para apagar fuegos sino para los accidentes también. Así que el tópico del megacamión para bajar el gato del árbol puede ser no tan exagerado (y esa foto del camión me gusta como ha quedado...)

Y bueno, la distancia y tal hace que aquí el coche sea indispensable. Arriba la calle El Camino Real, donde estaba el hotel, es una calle principal de la ciudad, de hecho de todo la zona de la bahía, atraviesa las ciudades, y tiene los comercios y tal. Pero vista así más parece una autopista o una zona suburbana. Y no, la verdad que al lado un super, y muchas tiendas de coches, y las tiendas normales están en las zonas de los supers, al lado de las arterias principales, detrás hay las calles secundarias donde se hallan las residencias, esas típicas casas unifamiliares que se ven en todas las pelis. Así que para comprar pan, el coche, y para todo lo mismo... Y uno esta acostumbrado a ciudades europeas, donde te bajas a pie y tienes de todo, y ahora en Jena ni se imaginan... Hasta las narices de tanto coche.

Y otra cosa europea es el tema comer. Bueno la verdad es que comer puedes comer lo que te de la gana, bien o mal. Ahora depende de la pasta que te puedas gastar, por que la cosa en general no es barata. Pero estando en las américas era impepinable que me metiese una hamburguesa típica entre pecho y espalda, en uno de esos locales típicos de pelis, nada de supercadenas, esas ni pisarlas, ni allí ni aquí. Y bueno, pues normal, nada especial, y no me salio nada raro, sobreviví. Más disfrutamos yendo a restaurantes asiáticos o japoneses, que aquí si hay colonia japonesa y la hacen rica rica, y a mi me tira. Eso sí curioso ver hispanos en la cocina preparando sashimi. Y bueno, saliendo de la conferencia cansado y teniendo cocina en la habitación también era plan aprovecharlo. Así que un día nos acercamos al super cercano y nos dío por pedir un sandwich en el mostrador. De que lo quiere, ummm, de jamón, de qué jamón, puf, de ese mismo, con queso?, vale, qué queso, te dan opciones y opciones, que ni sabes que diferencia hay entre ellas, ale, pues la primera que se te ha quedado en la cabeza, qué pan?, la madre que parió..., pues yo que se italiano, que suena a conocido, con pepinillos, y tomate?...Basta de preguntas por dios, y dame un puto bocadillo coño, que pesados, cuantas opciones, rediez... La opulencia del capitalismo, y que uno es más de menú, si entras en un bar por las españas y pides uno de jamón te dan uno de jamón, o un lomo con queso, es uno de lomo con queso, y punto, no empiezan que si lomo de jabugo o de ibérico, el queso fundido o no... Así que otro día optamos por comprarnos uno de esos platos precocinados, tan peliculeros, si lo hacen en las pelis, vamos a experimentar. Una bandejita de salmón con verduras, pues bueno, a ver que. Llegamos a la habitación y leemos las instrucciones, en inglés: lo sacas, cortas el plastiquillo de arriba y lo metes 30 minutos en el microondas. Ok. Lo preparamos, y volvemos a leer las instrucciones, uno es así, le da por leerlo tres veces, incluso en castellano, que el paquete era bilingüe. Pues nada 30 minutos, mucho me parece, pero vete a saber... Lo pongo, y me voy a seguir preparando la charla, y la rato empieza a oler el pescadito, bueno no hule mal, pero según el paquete falta rato. Unos minutos después empiezo a oler raro, faltan todavía más de 15 minutos, pero me acerco al microondas, y en ese momento veo como unas bonitas llamas surgen del plato, ay va la leche. Uno piensa rápido, mejor no abrir la puerta, que se consuma el oxígeno de dentro y luego ya solventamos el marrón, cuando se apaga la llama, abrimos la puerta, ya apagado el microondas, obviamente. Y sacamos los carboncillos en que se había convertido la cena, y a limpiar el microondas, y a abrir todas las ventas que de repente la habitación se llena de humo, y no quiero que salten las dichosas alarmas, ya se sabe como van estas cosas por allí. En fin, que nos tuvimos que conformar a cenar frutita y yoghurt, y menos mal que no paso nada más. Pero como para fiarse de las instrucciones de las cosas esas...

Arriba una de esas cosas que se ven solo por America, país de la extravagancia, y luego se copian. Una bici, una moto, una cosa... Por otro lado la gente que vi en bici, demuestra que es un país de coches y no de bicis, el sillín bien bajito, así no hay quien pedalee, pero queda muy in, todo lo contrario a Alemania, donde los sillines suelen ir bien altos, que se pedalea de verdad... Cosas de la gente, y la gente americana, pues eso, gente. La gente es gente en todos los lados. Y por lo general la gente es amable. En California además tiene la particularidad de ser expresivos, entrás en una tienda y no es un Hello o Good Mornig, es un How are you, how it go...como va la vida, todo bien, y tal y cual, y eso al principio te deja descolocado, y que respondes, que si que muy bien, si yo solo entro a mirar o a comprar o lo que sea... Pero bueno la gente amable en general, a tu servicio y tal. Y desde luego se ve multiculturalidad, hispanos muchos, asiáticos a patadas, y los típicos wasp, pues también se ven, curioso, pero que rápido nos hemos habituado a ver cosas similares por Europa, aunque con sutiles diferencias, que aquí son todos americanos, y en Europa todavía somos de donde somos y los que no son no son. Ahora también se ven muchos homeless, eso también, y el 90% entonces son negros, algo pasa... Curioso también la facilidad para hablar con desconocidos que tienen, y lo soso que somos algunos para eso. Y mucho más fácil encontrar donde hablar en español en tiendas, bancos, etc. de lo que uno esperaría. Pero California es California, y coño, los nombres de las ciudades alguna pista dan... latin powa'...

Otra visita obligada si se esta en los USA y se quiere ver los elementos culturales... Un mall, uno de esos mega centro comerciales donde la gente pasa los días. Allí fuimos a ver uno de los grandes cerca de San Jose, una cosa inmensa de tiendas de marcas, y las marcas básicamente las mismas que se ven por aquí, cosa de la globalización. Y ante tanta inmensidad, y desmesura, como en el país en general pues poca gente, la verdad, grande y poca gente, o gente como en Europa pero con más espacio. Allí nos compramos unos Levi's, que vale la pena, que están a mitad de precio, y como necesitaba pantalones, pues aprovechamos, así tengo Levi's comprados en América, toma pijada... Ahora si el mall es grande, los edificios de aparcamiento alrededor lo son todavía mucho más, todo rodeado de parkings, nada de belleza todo funcionalidad. Por dentro bonito, pero por fuera es un país que no luce... Y bueno, es un país diseñado para el dinero plástico... no había usado la tarjeta tanto en mi vida, para dejarla temblando, en todas las tiendas, en los restaurantes, curiosa la forma de pago, porque das la tarjeta, te traen la factura, la firmas, como siempre, pero entonces además has de indicar la propina que quieres dejar, así que eso significa que el pago todavía no se ha hecho y que ellos se quedan el número y ya lo harán, cargando lo que pones de propina, así que debes confiar que sean legales, y no trapicheen después las cuentas. En las gasolineras, que no te muevas del surtidor, te lo haces tu solo, primero metes la tarjeta, luego pones la gasolina que te de la gana, y después debes aceptar el pago, curioso sistema. Pero vamos todo el día plástico arriba, y abajo, humo que hechó, y si no estas acostumbrado, no hay quien controle los gastos así... Y volvamos al super, otro lugar de compra, en la que si eres soltero debes pasarlo mal, porque los tamaños de los packs, de las cosas, y todo es desmesurado, casi todo como si fuese al por mayor, exagerado, yo solo quiero un poco de pan para un bocadillo, no necesito tres metros de lonchas de sandwich, y si eres capaz de encontrar leche fresca en envase de menos de 5 litros, ya me dirás...

Otro elemento definitorio de cualquier cultura. La tele. Dos acontecimientos básicos estaban en marcha durante mi estancia, que capitalizaban la atención, el supermartes de la elección de los candidatos presidenciales y la Superbowl. Vamos con la política primero, hasta en la sopa, ahora eso sí, si veías la Fox, solo hablaban de los republicanos, casi peor que en telemadrid... imaginen el nivel del debate, si la pregunta sobrepuesta en la pantalla era, ahora que Giulani se retira, quién se preocupará de recortar los impuestos de los ciudadanos?, acojonante... En cambio en la CNN, eran los demócratas todo el rato, que si Obama o si Hillary, patatim patatam, que pesaditos, incluso aquí se pasan con el tema. Y luego esta el Comedy Central, donde ahí el Stewart y el Cobert, se ríen de unos y de otros intentando cierta equidistancia... Y curiosos también los anuncios electorales, del héroe de guerra de Vietnam McCain, del Obama con los Kennedy, una aproximación totalmente diferente a la española, imaginen un anuncio de Rajoy con imágenes de su infancia, o de cuando hizo la mili... Pero de todas formas el dinero es el dinero, aquí y allí, y los anuncios que más se veían en todos los canales, respecto a política, es sobre un referéndum que se debe llevar a cabo en California, y entre las múltiples propuestas que la gente debe ir eligiendo, de la 94 a la 98 se refieren a los permisos de las tribus indias para explotar el negocio del juego, lo que les reporta mucha pasta a ellos, pero también mucha al estado en forma de impuestos... Ahí están los bomberos pidiendo el voto a favor, y tribus indias igual, sin embargo otras en contra, luego salía otro diciendo que los que dicen no solo son una tribu pagada por dinero de casinos de las Vegas...

Eso sí, si no quieres ver anuncios, pues a hacer zapping por los más de 40 canales que había por allí. Incluso tres o cuatro en chino, o en español. Pero cuando uno piensa en canales en otro idioma, piensa como en Catalunya, distinto idioma, pero contenidos similares en calidad o tal. Pero aquí no, los contenidos también cambian, venga culebrones y cosas así en los canales hispanos... Y algo de fútbol de verdad, no esa cosa que ellos llaman fútbol y no hay quien entienda. La superbowl, el mayor espectáculo del mundo. Pues vaya rollo, largo y aburrido. Empecé a verla en un bar, por ver el ambiente y ver que es lo que ve esta gente en el tema. Y luego de un rato largo, me fui al hotel, di una vuelta, preparé las maletas, miré el correo, y ellos seguían con el partido, cosa más larga, y según ellos acabó de forma emocionante e inesperada, pues ganaron los NY Giants que no eran favoritos, en una de las últimas jugadas, pero vaya coñazo. Incluso cuando estaba en el bar lo que vi es que la gente estaba más atenta a los anuncios que al partido en si. Y es que ese si que es el espectáculo de verdad en la superbowl, los anuncios, seguro los pueden ver por el Youtube a poco que busquen, el de coca cola es curioso... Y es que el tema anuncios es otro mundo, a parte de los de ese día, la verdad es que son algo diferentes, hay muchos de cuestiones legales, seguros, impuestos y cosas así, que no se entienden que están vendiendo, pero para nada, incomprensibles, puede aparecer cualquier cosa y tienes que interpretar que se refiere a otra cosa... Y luego están los de comida, que los ves y piensas en mi vida me comería una cosa así, colores supersubidos, primeros planos, grasiento, jugoso, asqueroso, vamos...

La foto, pues no tiene nada que ver, pero me sirve para hablar de las infraestructuras, o de como se percibe el uso del dinero público. Ah, se nota que aquí la cosa es de otra forma. La verdad que la autopista es ancha, pero flipas con lo picado, parcheado, irregular que esta el firme. Y eso de arriba es una boca de desagüe en la calle, por la zona, toma directamente a la bahía, por eso prohíben tirar residuos, lo más fácil sencillo y funcional, lo hacemos fácil y luego prohibimos y multamos. Luego hubo la noticia de una mancha que apareció en la bahía de San Francisco mientras estaba por allí, y se extrañan...

Y para acabar esta foto como poco curiosa que no sabía donde meter. En la excursión a Muir Woods pase por un mirador sobre el Pacifico, los acantilados y ciertos puestos defensivos para poner cañones ante posibles invasiones. No hay fotos, no había más que niebla y viento, y lluvia, y no había quién parase quieto ni sacase la cámara. Bueno, en el parking del mirador había unos servicios públicos, cosa de agradecer, entras y te encuentras esto, directamente la cosa caía no se si a un depósito o a la piedra de la montaña, pero la cosa da como algo de asco, por ese agujero se puede caer alguién y ahí en el fondo...

Y con esto y para terminar, en resumen, que los estados unidos son desmesurados, por otro lado nada que no esperase, demasiada tele he visto, y desde luego no es para vivir por allí, demasiado europeo que es uno...

Y después de todo el rollo, mañana lo que todos están esperando...

(y este, para no ser menos con el tema, debe ser el post más desmesurado que he escrito hasta el momento...)

5 comentarios:

Clausius dijo...

Pedazo de artículo, nen, esto lo tienes que dividir en dos o tres...

A ver, yo también alquilé una vez nu Chevrolet Malibu, y te aseguro que SÍ tienen freno de mano. Es una palanca extra como el acelerador o el freno en el lado izquierdo, junto a la puerta casi. No veas la cara que puse cuando me lo dieron y comprobé que donde tenía que estar el freno de mano no había nada.

El Camino Real y la 101 llegan hasta San Diego, e incluso pasan a México. Yo vivía cerca de él.

Respecto a las compras, tenías que haber ido a un oulet. Si ya de por sí comprar ropa allí suele ser más barato, en los outlets es una pasada, aunque no siempre, todo sea dicho.

Coincido también en que la comida japonesa en California es espectacular. Allí me empezó a gustar. Además, tienes todo tipo de restaurantes, y de todos los precios. Y sobre la gasolina, Isabel y yo nos las veíamos y deseábamos para echar, porque dependiendo del surtidor nos aceptaba las tarjetas europeas (Visa también, o American). A veces nos pedían un número raro, tipo ZIP, que va unido a las Visas norteamericanas. Unas historias...

La tele no la vi, no tenía en casa. Y lo de los supermercados, geniales sus horarios, había algunos abiertos las 24 horas, y chocante la cantidad de marcas y tipos distintos de cosas. A ver, quiero cereales para desayunar, no sé, algo con chocolate. En España vas a la sección de cereales y pillas el primero, así, fácil. Allí no, hay miles para elegir. Un agobio, sobre todo si eres nuevo.

Ale, disfrute del sol que supongo tendréis también en Turingia...

Saluts

kike dijo...

anda que no el post este.. batido record..

Cont emasd e miga miga.. los espacios, al poca gente.. la poca convivencia pero la extrema amabilidad.. las infraestructuras desastre, el coche pa todos los lados.....tanta contaminacion..

y la superbowl. que la gente ve por los anuncios. que dicen ellso que son los mejores...

y la tele.. o la tele.. con uana tele que es una ramd e propaganda de un aprtido.. y as doemas supuestamente neutrales son mas de derechas que pa que...

ahora es si.. el Comedy cnetral ni tocarlo.. que esos son buenos del copon... claro cuando se ven ondensados.. que bueno es el Colbert dios mio.

y tantas y tantas cosas... pero vamos.. ay lso espacios.. ay los espacios....cont anto espacio y tan desastre...

manu dijo...

Oshe, pues muy interesante y variada la experiencia.

¿En qué museo dices que exponían ese vater?

Marta dijo...

El carril de la derecha que te hace girar cuando no te lo esperas... pues imaginese hacerle de copiloto a Jordi Andreu!!!! Mu duro...

Anónimo dijo...

que pacha acolostico,

yo llego de viaje por Thailand despues de 12 días, y me encuentro que te estas pegando un viaje por San francisco y otras ciudades, a costa de la ciencia alemana??pero esto que es!!vividor!

siento no tener tiempo de leerme todos tus post, he llegado hace 30min a casa, y tengo sueño, pero la foto del lavabo con el agujero al centro de la tierra, es tremenda!

saludos desde HK

xavi