11 febrero 2008

Sobredosis

Los estaban esperando impacientemente. Se extarañaban que no apareciesen. Aunque los atentos ya habrán visto alguno en fotos anteriores. Pero finalmente aquí están, una buena representación de los indispensables hidrantes. Que allí en los Estados Unidos son fáciles de ver y localizar, ya que su cultura es de lo obvio y evidente, funcionalismo máximo, así que bien visibles en todos los sitios, esplendorosos...

En San Francisco, rellenitas y con la cabeza azul. Y al fondo las cajitas esas de periódicos.

Ahí, en frente del café, reclamo o cliente...

En las esquinas de las calles, en primer y segundo plano, protegiendo las casas de madera...

O en las esquinas del downtown, para proteger a los rascacielos...

Aunque esos pedazo de edificios necesitan bocas propias, en la pared, cuatro de golpe...

Una de otro tipo, más finita y solo blanca. Cerca de la Transamerican Pyramid.

Y aquí justo al lado de una alarma, en plena calle...

Y en lo alto de una de las colinas de San Francisco, la delgada línea roja que separa el peligro...

En San Jose en cambio son de color amarillo...

Medio oxidada al lado de un semáforo, donde hay que apretar para cruzar, mientrás no le salgan brazos ahí seguirá oxidándose...

Y en plena forma, con su manguerita entre los buzones...

Y como no, como todo en este país, uno king size desmesurado, en Sunnyvale, pedazo de hidrante...

Ahora los más normales son blancos con la tapa verde...

Y amarillo que se vea bien en los bosques de Muir Woods.

En cambio este bonito plateado se encuentra en Mountain View, cerca del museo de la historia de los ordenadores...

Unos cuantos que pillamos, y no nos quedaremos aquí... proximamente más, que la gente también se pone las pilas, viaja por sitios y no pierde la oportunidad de pasar un buen rato rescatando hidrantes del anonimato...

5 comentarios:

Roque dijo...

Que calles y aceras mas limpitas.. sobre todo en la foto del buzón de correo y lo que supongo son papeleras.. aquí estaría rodeado de papeles y cosas por el suelo (es que es muy jodido acertar en el pequenyo burejo de entrada de las papeleras).

manu dijo...

¡Ahí, ahí!

Me ha dolido eso de que "solo los atentos...". Pero bueno, a estas horas, no me veo ni en el espejo!

Anna dijo...

Confirmada la meva teoria.
Una nova plaga invasiva americana, igual de temible que el crac americà i el musclo zebra.
A Barcelona encara costa de trobar-ne, però ja se n’han vist alguns exemplars.....

Marta dijo...

Doctor, doctor... tengo un problema... en todas partes veo hidrantes... aaaaaaaaaaaaah!!!! (tengo cura???) xDDDD

kike dijo...

Pues yo las trovaba a faltar.. molt molt...