15 septiembre 2008

Extraño objeto

Hacía ya más de un año que no me hacía con uno de esos cada vez más extraños objetos, pero el otro día me compré uno de ellos, un CD, un extraño soporte de plástico que tiene música dentro, preparadita para ser descargada en tu ordenador con el lector de dvds y un programa que lo transforma en mp3 directamente. Y es que estas cosas son cada vez más raras de ver que los vehículos a vapor. Pero ya se sabe lo que pasa con la tecnología...

La cuestión es que con las alternativas con las que uno puede conseguir música, comprar un CD es cada vez más una cuestión de fetichismo, por el objeto en sí. Aunque la tendencia de los micro label y las producciones independientes es hacer ediciones en vinilo super limitadas y publicar en mp3 para las masas. 

Pero como yo no soy de vinilos, todavía caí en comprar este CD. Por que tiene su cosa de fetiche. Se trata la Compilation 01, un disco recopilatorio del 2005 del sello Freude am Tanzen. Cual es la historia. Pues que básicamente este sello esta situado en Jena, y varios de sus artistas son locales de la ciudad. Había oido hablar de algunos de los artistas como los Wighnomy Brothers, había estado en alguna sesión de Monkey Maffia, y había pasado por delante de la tienda Fatplastics muchas veces, pues esta al lado del Grünowski, unos de los barecillos más chulos de por aquí, sobretodo su terraza en verano. La tienda es un pequeño local lleno de vinilos y muchas cajas de Kompakt a la que ya le había echado el ojo para entrar algún día. Sobre la tienda las oficinas del sello. Y el otro día, cuando fui a por el disco, a la puerta de la tienda, dos greñudos, que seguro eran alguno de los artistas, dentro de la tienda un 12'' sonando en un plato, con el sonido minimal que caracteriza al sello. Localicé el disco rápidamente y lo pedí, luego también pedí una camiseta, esa fue más complicada, tuvieron que ir a buscarla, mientrás entraba otro greñudo con camiseta technoindie y decía buenos días a las siete de la tarde... Comprar un Cd se convierte en toda una mini aventura, aventuras minimales para tener un disco de deep house y minimal. Al volver a casa, te cruzas con otro de esos personajes mal afeitados, y con una camiseta con el lema 'Vynil kill mp3 star'...

PD. Comprar un Cd cada año y pico no significa que se gasté menos en música, ya que se van a conciertos en vivo, música en mp3, descargas en móviles, etc... Solo significa que no compras coches a vapor, igual que ya no se compran cintas de cassette. Que no les engañen cuando lean noticias sobre pirateo...

2 comentarios:

manu dijo...

Comprar un Cd cada año y pico
Como se enteren los de la Sgae que no contribuyes suficientemente a su imperio te vas a enterar ;-)

Marta dijo...

mola la portada